Una vez que dominamos las 5 posiciones de las escalas de La menor en las distintas rítmicas (negras, corcheas, tresillos y semicorcheas), debemos practicar los mismos ejercicios en las demás tonalidades.
De esta manera lograremos improvisar con las escalas menores en cualquier base de acompañamiento en modo menor.