Aprende a tocar guitarra desde tu casa con los mejores cursos online. Aprovecha ya un 40% OFF.

 Andrés Calamaro es un cantante y tecladista argentino, considerado como uno de los artistas más importantes dentro del rock argentino de la etapa post-dictadura. Además de una importante carrera solista y de integrar varias bandas, ha colaborado y compartido escenario con infinidad de artistas, como Charly García, Gustavo Cerati, los Ratones Paranoicos, Bersuit Vergarabat y Joaquín Sabina, entre muchos otros.

 Comenzó su carrera como músico en 1978, con sólo 17 años cuando tocó en el disco “B.O.V”, de la banda uruguaya de candombe-rock, Raíces.

 En 1982, habiendo sido recomendado por Alejandro Lerner, fue reclutado por Miguel Abuelo para su nuevo proyecto: La reformación de los Abuelos de la Nada. En dicha banda, comenzó a hacerse un nombre como compositor, escribiendo varios éxitos del grupo, como “Sin Gamulán”, “Mil Horas”, o “Costumbres Argentinas”, donde además cantaba. El conjunto se separó en 1985, año en que también edito su primer álbum solista, de poca repercusión.

 Luego de algunas colaboraciones, grabaría otros dos discos solistas junto con Ariel Rot, apreciados en retrospectiva, pero ignorados en su momento. En 1990, Calamaro y Rot partirían a España para formar la banda argentino-española Los Rodríguez, que tuvo un gran éxito internacional. De esta etapa se destacaron canciones como “Sin Documentos”, “Mi Enfermedad”, “Dulce Condena” y “Para No Olvidar”, con reminiscencias de flamenco. Los Rodríguez se separó en 1995.

 Luego de esta exitosa etapa, Calamaro emprendería su segunda etapa como solista. Su nuevo disco de estudio se titularía “Alta Suciedad”, e incluiría varias de sus canciones más famosas, como “Flaca”, “Loco”, o “Crímenes Perfectos”. Esta segunda etapa conllevaría un período de mucha creatividad e ideas. Tanto es así que en el 99 edita un disco doble (Honestidad Brutal) y al año siguiente un disco quíntuple (El Salmón), algo sin precedentes. Como podía esperarse, luego de la agotadora experiencia, Calamaro descansó.

 Volvió en 2004, después de varios años de trabajar y publicar gratuitamente por Internet. El disco “El Cantante”, era más que nada un álbum con covers de boleros y canciones emblemáticas de Latinoamérica, pero también incluía tres canciones que circulaban hace un tiempo por la red: “Las Oportunidades”, “La Libertad”, y “Estadio Azteca”.

 Desde entonces Calamaro siguió trabajando activamente, con colaboraciones, con discos en vivo, algunos de estudio, recopilaciones de inéditos y hasta se dio el lujo de hacer un disco de tango en 2007.