Aprende a tocar guitarra desde tu casa con los mejores cursos online. Aprovecha ya un .

 Gary Moore fue un guitarrista, cantante y compositor nacido en Irlanda del Norte. A pesar de tocar en posición de derecho siendo zurdo, es reconocido por su talento y virtuosismo. A lo largo de su carrera su sonido fue fluctuando entre el blues y el rock pesado.

 Durante los años 70s, era más un guitarrista de hard rock, aunque era claro su gusto por el blues y lo influenciado que estaba por éste. Su primer proyecto serio fue su participación en la banda irlandesa “Skid Row” (no hay relación con la banda de heavy metal de los ochenta liderada por Sebastian Bach). La banda tuvo un éxito modesto en el Reino Unido y se separaron luego de dos años, pero fue allí donde Moore conoció a Phil Lynott, con el que trabajaría varias veces.

 En 1973, lanzó su primer disco como solista, sin mucha repercusión. Al año siguiente cooperaría con la importante banda irlandesa de hard rock “Thin Lizzy”, donde Phil Lynott era cantante y bajista. Si bien no participó demasiado en grabaciones con la banda, sí es el ejecutante del solo en la canción “Still In Love With You” de 1974.

 Entre 1976 y 1978 formaría parte de la banda “Colosseum II”, con los que editaría tres discos de estudio y uno en vivo. En dicha banda compartió escenario con músicos de renombre como Don Airey y Neil Murray.

 1978 traería su segundo disco en solitario, y también su primer gran éxito como solista, una canción en la que también participó Lynott; “Parisienne Walkways”.

 En 1979 volvería a Thin Lizzy, donde participaría activamente del álbum “Black Rose: A Rock Legend”.

Los ochentas traerían mayor cercanía al blues, y alguna experimentación con otros sonidos como el jazz. Moore continuó con su carrera como solista, con algún éxito como “Out In The Fields” de 1985 (nuevamente con Lynott), aunque también fue el guitarrista de dos discos solistas del ex King Crimson y Emerson, Lake & Palmer, Greg Lake. También en 1983 volvería por tercera vez a Thin Lizzy para un disco en vivo.

Los noventas serían el momento más bluesero de Gary Moore, y se inaugurarían con su mayor éxito como solista: “Still Got The Blues”. Brevemente formó un trío con la otrora base rítmica de “Cream”, Jack Bruce y Ginger Baker, llamado simplemente “Bruce-Baker-Moore”. A fines de los noventas volvió levemente al hard rock, para luego experimentar con algo de pop y algún sonido de electrónica, para el desconcierto de muchos fans.

El nuevo siglo devolvería a Moore hacia el blues, y ahí se quedaría hasta que en 2011 falleció de un ataque al corazón a los 58 años.